Prevención de Lesiones y Dolores

Para prevenir lesiones y dolores musculares es necesario realizar un acondicionamiento muscular antes de la actividad física.

Antes de realizar cualquier actividad fiísica siempre debemos realizar un calentamiento y estiramiento de nuestro cuerpo, a esto se le conoce como acondicionamiento muscular y consiste en la activación del organismo por medio de movimientos músculo-articulares que tienen como fin preparar al cuerpo para poder realizar entrenamientos fuertes así como evitar lesiones y dolores antes, durante y después del ejercicio.

icono piernas copy250X250.jpg

Aplicado antes de la acción, durante el acondicionamiento muscular, dencorub puede prevenir dolores ya que relaja los músculos y aumenta la circulación para hacer el ejercicio más cómodo, por más tiempo.

¿Cómo prevenir dolores en músculos y articulaciones?

Los expertos recomiendan el estiramiento antes de un entrenamiento para prevenir el dolor muscular. Sin embargo, se ha demostrado  tras investigaciones que el estiramiento antes de tiempo no hace mucho para evitar el dolor o lesión. Es mejor calentar los músculos antes del ejercicio y dejar el estiramiento para después, cuando estos ya están calientes.

Una de las mejores maneras de prevenir el dolor muscular es aliviando el curso de la rutina de ejercicios, comenzando con ejercicio ligero y haciéndolo un poco más pesado gradualmente, reduciéndose así la probabilidad de aparición de pequeños traumatismos. Según Goldfarb PhD, FACSM, profesor y fisiólogo del ejercicio de la Universidad de Carolina del Norte USA es recomendable aumentar el nivel de esfuerzo un 10% a la vez.

Si usted tiene una condición médica o no está seguro acerca de su salud, consulte con su médico antes de comenzar un programa de ejercicios. Su médico puede ayudarle a encontrar un programa de ejercicios seguro y efectivo.

En cuanto al dolor en articulaciones, lo mejor que se puede hacer es ejercicio, ya que este fortalece los músculos que sostienen la articulación. Es importante no hacer ejercicio hasta el punto en que duele.

También puede ayudar el trabajar con un fisioterapeuta que aconseje cómo hacer ejercicio de una manera segura y cómo mantener una buena postura para evitar lesiones y dolores articulares.

¿Cuál es la función del calentamiento previo al ejercicio?

En reposo, el flujo sanguíneo hacia los músculos es relativamente bajo, y los pequeños vasos están cerrados. Con la actividad, el flujo sanguíneo aumenta a medida que los vasos se van abriendo y preparan a los músculos para el trabajo que van a realizar.

La actividad física, al incrementar la producción de energía hace que aumente la temperatura de los músculos, lo que mejora la coordinación y disminuye la probabilidad de lesiones.

El calentamiento debe iniciarse con movimientos de grandes grupos musculares para que se produzca un gran flujo de sangre.

Posteriormente se van activando grupos musculares más específicos.               

Además, también es preciso realizar ejercicios de estiramiento de los distintos grupos musculares. La última fase del calentamiento está dirigida al gesto técnico específico de cada deporte.

Los ejercicios de calentamiento deben realizarse, siempre, antes del entrenamiento y del evento deportivo. Son los factores más claros en la prevención de lesiones y dolores, y en el aprovechamiento del rendimiento deportivo.

Después del entrenamiento o de la competición, se deben hacer ejercicios de enfriamiento para volver a la situación de reposo de forma paulatina, y para relajar los músculos y dejarlos listos para la siguiente sesión.

Tratamiento de lesiones y dolores

Existen varias alternativas para prevenir el dolor luego que concluyas la actividad deportiva sintiendo fatiga e incluso dolor:

Descanso:

Considera al dolor muscular como la forma en que tu cuerpo te dice que necesitas un descanso para que de esta manera tus músculos se recuperen.

Frío y Calor:

El frío en el área muscular donde hayas sentido molestias, tiene propiedades analgésicas que te ayudarán a aliviar los dolores musculares que sientas luego de haber realizado cualquier actividad física. Después, se le aplica calor en esa zona afectada para ayudar a que se relajen nuevamente los músculos, para luego aplicar frío nuevamente lo cual alivia el dolor.

Productos Analgésicos:

Si nos referimos solo a tratamientos que involucren productos tópicos para el dolor, se aplican directamente en la piel para aliviar las molestias que puedes tener. Son geles, cremas, aerosoles y roll on que a menudo contienen ingredientes como mentol, alcanfor, salicilato de metilo, árnica y cápsicum (que ayudan a la circulación), produciendo una sensación de alivio en los músculos afectados, actuando desde afuera hacia adentro.

Los analgésicos tópicos reducen el riesgo de efectos secundarios si los comparamos con algunos medicamentos orales, pero aún así debes tener precaución al aplicarlos y evitar el uso de cualquier tratamiento si tu piel tiene heridas o irritación.